ÍndicePortalFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Ejemplo de partida

Ir abajo 
AutorMensaje
Madadh

avatar

Cantidad de envíos : 68
Edad : 23
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Ejemplo de partida   Mar Mar 31, 2009 2:54 am

Aqui teneis un pequeño ejemplo de lo que va a ser una partida mastereada por mi Bwahahaha

Es un turno de una partida de Juego de Tronos que hice hace 4 años.

----------

Linde del Camino Real

Aquella mañana no hacia tanto frío como la anterior, y eso lo notaba Hitch, se había constipado la ultima noche que pasó haciendo guardia y arrastraba los efectos de la fiebre. Su nariz producía constantemente gotas de mucosidad que si no se afanaba a limpiarla se congelaba.

Extendió la manga de su sobrevesta negra como el carbón para hacer desaparecer el moco que asomaba desde la punta de la nariz, luego apartó una rama baja que le llegaba a la altura de la cara.

La rama volvió como un resorte a su posición inicial, proporcionando un latigazo a la corteza del árbol que hizo que las ramas superiores dejaran caer la nieve que se había aposentado en la copa y le cubrió por completo.

- Maldita sea – masculló asomando la cabeza por encima de la nieve. Rápidamente se afanó en liberarse de la momentánea prisión de hielo y nieve, en evitar que el frío se apoderase aun más de él.

Se dio unos cuantos golpes para hacer saltar los copos que se habían quedado adheridos en sus ropajes negros. Una vez estuvo limpio propinó una patada a la nieve amontonada a su lado y se desanudó los gruesos pantalones. Sacó su miembro y roció la nieve que comenzó a desprender un vapor al contacto con el liquido caliente que emanaba de él.

Unos gritos le llamaron la atención, Hitch giró la cabeza en la dirección en la que procedían y el chorro se cortó cuando reconoció la procedencia. Se apuró en anudarse nuevamente los pantalones y a desenvainar la espada, al tiempo que con pasos sigilosos se iba aproximando a la linde del bosque que daba a la parte donde estaba el Camino Real que llevaba a Ivernalia o al Castillo Negro.

Como miembro del grupo de exploradores procedente de Guardaoriente del Mar, su misión era asegurar el perímetro e informar de todo aquello que veía a Qhorin Mediamano. Desde donde estaba, a priori solo pudo atisbar unos hermanos juramentados a caballo. Pudo ver como un par de ellos tensaban las cuerdas de sus arcos y disparaban ante un blanco que Hitch no pudo ver hasta momentos después.

-Alas negras, noticias negras – afirmó y recordó el momento en el que el cuervo apareció en la fortaleza horas atrás. – Así que era cierto que los salvajes han tomado el Castillo Negro

Las flechas lanzadas por los arqueros quedaron cortas debidas al alcance y el siguiente movimiento que atisbó Hitch, es que se dirigían hacia su posición.

No llegaron a su alcance. Los salvajes se les estaban echando encima y no llegarían a poder guarecerse en el linde del bosque, bajo la protección que podía ofrecer los árboles. Vio como un hombrecito, más pequeño que los demás descabalgó y les hizo frente, no sin antes azuzar la montura de otra pareja. Hitch escudriñó a sus jinetes y pudo ver a una chica que sujetaba a un anciano. El caballo relinchó y dio una vuelta sobre si mismo. El pánico había sobrecogido al caballo que era incapaz de moverse.

Divisó otro disparo de los arqueros, siguió el itinerario del dardo y comprobó que impactó en uno de aquellos salvajes que cayó al suelo amarrándose el fuste que sobresalía de su pecho. Siguió observando a los salvajes y le extrañó ver como uno de ellos no había salido a la carga, estaba directamente sentado sobre el suelo acompañado de un felino que se figuró que seria un gatosombra que se acicalaba. A Hitch no le pareció que estuviera herido y le confundió su manera de actuar.

El choque de fuerzas se hacia cada vez más inminente. Los dos lobos recorrían el terreno a un paso veloz y fueron los primeros en lanzarse sobre uno de ellos. Sobre el más pequeño de todos ellos que cayó formando un ovillo con ellos, rodando por el suelo. Pese a la distancia, Hitch podía oír los gruñidos de los animales y del propio Guardián que luchaba por su supervivencia.

La distancia se hizo excesivamente corta para usar los arcos y los hermanos juramentados desenvainaron las espadas para hacer frente a los salvajes que se aproximaban. El choque de espadas resonó en el paso, los tres hermanos hicieron aplomo de lo aprendido bajo la tutela de sus mentores en el arte de la guerra, la disciplina impuesta por la Guardia de la Noche les daba una cierta superioridad ante el ataque de los indisciplinados salvajes.

Hitch cambió su posición desde la espesura del bosque, y dio un rodeo para situarse en otra perspectiva que le posibilitara ver todo el combate.

Mientras estuvo más distraído en ver por donde pisaba sin hacer ningún ruido, el combate seguía sucediéndose según le llegaba la canción de los aceros. Cuando volvió a fijarse en la suerte de sus hermanos negros pudo ver que ambos habían abatido a uno cada uno.

El sonido del resonar de huesos le hizo girar hacía su portador. Lo reconoció nada más verlo, más que de oírlo sentir por los rumores largamente mencionados durante cientos de guardias y cenas que de contemplarlo físicamente.

- Casaca de Huesos – puntualizó.

Observó como lanzaba gruñidos y ofendía tanto a los salvajes como amenazaba a los hermanos. Con un rápido ademán hizo caer de bruces a uno de ellos y le pisoteó la cabeza contra la arena.

El caballo de la chica se movía nervioso, piafaba y relinchaba presa de espanto y de repente pareció calmarse. Y se acercaba sin temor hacía Casaca de Huesos.

El cambiapieles de Varamyr se desplomó en el suelo. El gatosombra seguía ronroneando a su lado sin inmutarse.

Casaca de Huesos cogió las riendas del caballo y se quitó su casco hecho a partir de la cabeza de un gigante. Le puso una mano en la frente del rocín y susurró unas palabras al oído. Cuando se movió lateralmente para ver a su jinete, sus ojos escrutaron a Lorraine.
Sus manos comenzaron a temblar a la vez que su mirada se tornaba llena de estupefacción.

- Vamonos de aquí – gritó, y los salvajes se marcharon procurando que los hermanos no les siguieran. Uno de ellos rompió las cuerdas de los arcos para evitar que disparasen sobre ellos.

Al llegar a la altura del cambiapieles, le ayudaron a levantarse. Este silbó, esperando el regreso de los lobos pero ninguno apareció. Los salvajes finalmente se perdieron en la espesura de vuelta al Castillo Negro.

Hitch regresó con un paso rápido a la posición donde encontraría el grueso de las tropas de Guardaoriente del Mar, allí se encontró con Qhorin Mediamano y los demás exploradores que habían partido con él.

-Unos pocos metros más allá hay hermanos, cuatro exploradores, una mujer y diría que el maestre Aemon – explicó Hitch al capitán de los exploradores. – Les atacaban unos salvajes, Casaca entre ellos, pero se fueron al reconocer a la chica.
- Bien. – asintió Qhorin, se giró hacía sus cien hombres – Adelante.

Camino Real

La guarnición pronto se encontró con el grupo de supervivientes que había avistado Hitch. Se estaban recuperando del esfuerzo físico y emocional tras el combate.
Qhorin se adelantó a todos ellos y saludó al viejo maestre.

-Maestre Aemon, es un placer verle con vida. – dijo Qhorin, ayudando al viejo maestre a bajar de la silla – Nos hemos enterado de lo sucedido en el Castillo Negro.
- Era algo que estaba por venir, Qhorin. Tarde o temprano el rey-más-allá-del-muro comandaría una revuelta contra Poniente.

Qhorin no añadió ningún comentario más al respecto, con más calma y en un lugar mejor protegido, el maestre Aemon le pondría al corriente.

- Habían gigantes y mamuts como aliados de los salvajes. – explicó el maestre –Algunos hermanos lograron escapar, los últimos que vi que defendían el paso era Mormont, Stark y su bastardo.
- Retenidos como prisioneros?
- Eso espero. Seria una gran perdida
-Donde pensaban refugiarse? – inquirió el capitán de los exploradores.
- En Ivernalia. Lord Stark nos dijo que nos acogerían
- Siempre que no os tomen por desertores – puntualizó Qhorin.
- Ya no hay Guardia de la Noche, Qhorin, y por lo tanto no se puede desertar
- Pero....aun quedan las tropas de Guardaoriente del Mar y las de Torre Sombría. Tenemos un deber y un juramento que cumplir – estalló Qhorin, fiel a los principios de los hermanos juramentados.
- En tal caso, Qhorin, habrá que avisar a los demás reinos. Llevar emisarios a Rocadragón, las Islas del Hierro, a Lannisport, Desembarco del Rey, Altojardín, incluso a Antigua o Lanza del Sol si fuera necesario
- Así se ara.

De repente, apareció un cuervo, de baja estatura que sangraba por varias heridas, pero arrastraba tras de sí el cuerpo sin vida de un lobo.

- Ese es Renhart – anunció el viejo Aemon – Es el más veterano de los aquí presentes

Ultima edición por Hati el Dom Sep 11, 2005 9:17 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kuruashi Uchiha
Estudiante de la academia
avatar

Cantidad de envíos : 384
Edad : 25
Fecha de inscripción : 02/07/2008

MensajeTema: Re: Ejemplo de partida   Mar Mar 31, 2009 4:17 pm

Increible,me recuerda muchísimo a los libros de la dragonlance que estoy volviendome a leer,vaya curro!,con lo que me gusta a mi la fantasía!.
Madadh,espero que en breves vea una partidita por aquí...^..^
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Ejemplo de partida
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» El parche OFICIAL 2 borra la partida guardada????
» Trasladar partida
» Partida online de Football Manager 2011
» Partida LVM: Football Manager 2011 Comienza la 3ª TEMP
» Partida Online FM12

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
la-villa-oculta :: Leyenda de los cinco anillos :: Reglas-
Cambiar a: